enes +593-999-343-898 info@kayakecuador.net

Las mejores olas del país se encuentran en Tena!

Dos bolsos pequeños con camisetas, un par de zapatos y dos pantalones fueron mis compañeros en un viaje que tomé hace un par de semanas. Después de terminar la jornada laboral del viernes, salí del norte de Quito en un bus que me llevaría a Tena.

Desde allí, después de recorrer unos 186 kilómetros, finalmente pude ver a un buen amigo sin saber que sería una de las mejores aventuras de mi vida. El clima cálido y húmedo de esta zona me hizo dar cuenta que había llegado. Después de saludar calurosamente con de abrazos y sonrisas, la calidad de las personas que viven en esta ciudad, tanto ecuatorianos como extranjeros, era evidente. Y las nuevas amistades que hice, gracias a mi amigo, también agregaron sabor a mi viaje. Después de haber compartido las primeras experiencias y haber comido algo, planeamos nuestro viaje al río Jondachi, lo que ocupó el resto de la noche del viernes. Los nervios por hacer rafting, un deporte que nunca había hecho antes, se hicieron sentir durante las siguientes horas.

A las 7:00, dejamos las instalaciones de Kayak Ecuador. Tomamos el equipo necesario, que dicho sea de paso es totalmente nuevo y seguro (cascos de seguridad y chalecos salvavidas) y partimos en un camión hacia el sitio donde comenzaría todo. A 10 minutos de Tena, salimos del auto con todo el equipo y los botes. Las personas que viven en el área nos ayudaron a llevar casi todo al río después de una caminata de 30 minutos.

El descenso del río Jondachi fue todo un reto, la caminata estaba llena de rocas, barro, pero también de paz. Con cada paso, claramente sentía la energía de los árboles, las plantas y el río. Mirar el impresionante paisaje, dominado por la vegetación también fue parte de la diversión. Pero empecé a sentir verdadera adrenalina unos metros más abajo al escuchar el sonido del agua. Una vez que llegamos con los botes, me quedé asombrado con el río. Después de una charla de seguridad muy detallada, nos metimos en nuestros propios medios de transporte y comenzamos a navegar durante unas horas. Tuvimos un poco de miedo porque el nivel del río Jondachi fue alto, was high and la presencia de cantos rodados fue intimidante. Durante los primeros minutos, practicamos varios ejercicios de seguridad y rescates para luego poder «surfear» las olas más emocionantes de mi vida.

El trabajo en equipo fue fundamental. El guía nos dio instrucciones claras, hacia dónde remar: «Adelante, atrás, izquierda adelante, derecha atrás» fueron parte de las instrucciones que recibimos. De repente, me vi inmerso en una luchando en mi interior para superar mis miedos mientras el flujo de agua se hacía más fuerte. El esfuerzo físico también aumentó a medida que teníamos que seguir avanzando. Los primeros rápidos se acercaban y la emoción aumentaba.

Después de los primeros minutos de pánico, contemplé la vida y la naturaleza como nunca antes. Mi vida estaba llena de color, sensaciones y sentimientos. Disfrutar de los sonidos era algo que nunca antes había experimentado a esa velocidad. Era como si todo estuviera sucediendo tan rápido, pero mis emociones eran tan fuertes que quería volver a hacerlo al final del viaje. Comer en la playa en medio del viaje, el sentido de unidad de las otras personas (incluido el kayakista de seguridad) y ir a este viaje fue una de las mejores experiencias de mi vida.

Leave a Reply

¡Ven a conocernos!

Sé parte de Kayak Ecuador para una experiencia inolvidable en los hermosos ríos de Napo, Ecuador. ¿Te imaginas descubrir nuevos ríos por la selva amazónica, bosques nubosos y cientos de cascadas?

Book Now